Canas y estrés: ¿Existe alguna relación?

¿El estrés puede provocar la aparición de canas?

¿Quién no ha escuchado alguna vez que las canas salen, además de por el paso del tiempo, a causa del estrés? Lo cierto es que el nerviosismo se ha asociado en muchas ocasiones a varios problemas capilares como la conocida caída del pelo provocada por el estrés. Ante este tipo de afirmaciones es frecuente cuestionárnoslas y, en consecuencia, emprender una búsqueda exhaustiva sobre si es cierto o no y, en caso de ser verdad, cómo poder ponerle solución. Por este motivo, nos hacemos una pregunta clave: ¿Existe alguna relación entre las canas y estrés? De ser así, ¿es posible revertir los efectos? ¡Te lo contamos todo sobre la relación entre las canas y estrés a continuación!

¿Qué son las canas?

Para conocer si existe alguna relación entre las canas y estrés es conveniente saber qué son las canas más allá de los pelos blancos que aparecen por la edad.

El cabello está compuesto por múltiples sustancias entre la que se encuentra la melanina. Se trata de un compuesto que se encarga de aportar color al cabello. En este sentido, cuando el pelo deja de producir melanina, pierde su color natural y se vuelve blanco dando lugar a las canas.

Por lo tanto, las canas podrían definirse como el pelo carente de melanina.

¿Cómo influye el estrés en la aparición de canas?

Podemos pensar que las canas únicamente aparecen por el paso del tiempo y considerar la relación entre canas y estrés como otro mito más del cabello. Sin embargo, se ha demostrado que el estrés sí influye en la aparición de las canas.

En los momentos en los que sufrimos altos niveles de estrés se activa en exceso una parte del sistema nervioso provocando un inminente daño a las células madre pigmentarias que producen, a su vez, melanocitos que se encargan de aportar pigmento al cabello. Cuando estos picos de estrés continúan por un periodo de tiempo, podemos apreciar la aparición de canas antes de lo normal.

Resulta que los folículos pilosos están ligados en cierta medida con el sistema nervioso simpático. A su vez, estos folículos contienen las células madre que producen los melanocitos. Cuando el contexto que nos rodea nos provoca una situación de estrés y nerviosismo, el sistema simpático comienza a segregar una sustancia denominada noradrenalina. Este compuesto hace que las células madre proliferen y se vayan del folículo piloso. Cuanto más intenso y de mayor duración es el estrés vivido, más células del pigmento se pierden. En el momento en el que no queda ninguna, el pigmento del cabello se pierde por completo volviéndose blanco y ya no vuelve a generar color. ¿Las canas por estrés son reversibles?

¿Es posible revertir las canas que han surgido por estrés?

El envejecimiento capilar es un proceso inminente que, aunque se pueden reducir o prevenir sus efectos, nos afecta a todos en mayor o menor medida. De la mano lo acompaña la aparición de canas y, en estos casos, la única forma de contrarrestarlo es haciendo uso de tintes para camuflarlas.

Sin embargo, y tras haber comprobado la relación existente entre canas y estrés, las canas provocadas por etapas de nerviosismo y no por el inminente paso del tiempo se ha demostrado que sí son reversibles.

Unos investigadores de la Universidad de Harvard han demostrado que las personas más jóvenes sometidas a altos niveles de estrés volvieron a recuperar su color natural tras volver a estadios de relajación. Por lo tanto, las canas y estrés están correlacionados pero los efectos sí pueden ser reversibles si esa es la verdadera causa de la pérdida de pigmento del cabello.

No obstante, hay que aclarar que no en todos los casos se vuelve a recuperar el color del pelo. Cuando una persona tiene canas desde hace mucho tiempo, la probabilidad de que desaparezcan es prácticamente nula. En estos casos la única forma de camuflar las canas es recurriendo a tintes.

Otros efectos del estrés sobre el cabello

Las canas y estrés no son la única relación de causa-efecto, sino que el estrés es también causa de otros problemas capilares. ¿Sabes a qué nos estamos refiriendo? ¡Continúa leyendo!

Caída del pelo

Es una de las consecuencias capilares por excelencia del estrés.

Cuando vivimos situaciones en las que estamos nerviosos o con ansiedad, comenzamos a notar que el cabello se cae más de la cuenta. No obstante, cabe destacar que esta situación es reversible y temporal, por lo que el cabello que se ha caído a causa del estrés volverá a nacer.

Sin embargo, es preferible consultar con un médico especialista en estos casos ya que podemos llegar a confundir una caída capilar por estrés con una patología capilar como algún tipo de alopecia.

Mayor cantidad de caspa

Vivir una temporada con altos niveles de estrés puede afectar, también, a la producción de caspa del cuero cabelludo.

En estos casos es también conveniente consultar con un profesional ya que la caspa puede deberse a una dermatitis seborreica que sí necesita tratamiento y supervisión médica.

Aumento de grasa en el pelo

Es uno de los efectos menos comunes del estrés, pero sí es cierto que un nerviosismo acentuado puede provocar un aumento de la secreción sebácea. Esto se traduce en mayor cantidad de grasa en el cuero cabelludo.

¿Cómo tratar los problemas capilares generados por estrés?

Tanto la caída del cabello, como el aumento de caspa y grasa en el cuero cabelludo son problemas capilares que desaparecen cuando los niveles de estrés se estabilizan. No obstante, es conveniente conocer algunos tratamientos capilares que pueden ayudar a nuestro pelo cuando éste no recupera su aspecto habitual o se sigue cayendo con intensidad. Tratamientos capilares para cuidar la salud capilar

Plasma Rico en Plaquetas

El Plasma Rico en Plaquetas es un tratamiento eficaz contra las caídas del pelo poco graves o puntuales. Además, ayuda a que el cabello se mantenga en óptimas condiciones ya que aporta volumen y densidad al pelo.

Este tratamiento consiste en la extracción de una pequeña cantidad de sangre del paciente con la que, tras pasar por un proceso especial de centrifugación, se extraen las células plaquetarias enriquecidas con factores de crecimiento. Tras esto, el plasma se inyecta directamente sobre el cuero cabelludo a través de microinyecciones prácticamente indoloras.

Mesoterapia con Dutasteride

Por otra parte se encuentra la mesoterapia con Dutasteride. Se trata de un tratamiento que combina dos técnicas: un complejo vitamínico con el uso de fármacos adaptados a cada paciente. Se orienta a tratar la pérdida del cabello a causa de la alopecia, así como a estimular el crecimiento del cabello y que éste crezca sano y fuerte.

De la misma manera que el PRP, la mesoterapia con Dutasteride se inyecta en el cuero cabelludo a través de microinyecciones tratando el problema directamente sobre él.

¿Notas que tu pelo no es el de antes? ¡Llámanos!

En MC360 ofrecemos el mejor servicio capilar de Europa gracias al equipo médico altamente cualificado y experimentado con el que contamos en nuestra clínica de Madrid.

Ofrecemos tratamientos efectivos basados en un diagnóstico médico personalizado para dar respuesta a las necesidades particulares de cada paciente. Si notas que tu cabello no es el de antes o se cae con mayor intensidad, puedes llamarnos al 911011340 y pedir tu cita con asesoría y diagnóstico sin coste y sin compromiso. Si lo prefieres, puedes también contactarnos a través de nuestro WhatsApp y solicitarnos información.

¡Estaremos encantados de atenderte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button

Dr. Gómez

Adjunto a Dirección Médica

 
Información destacada:
2019-2020. Máster internacional en trasplante capilar con técnica FUE. UCAM
2018- 2019. Master Medicina Estética. Universidad Rey Juan Carlos.
2011-2015 MIR Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.
2004-2010 Licenciado en Medicina. Universidad Complutense de Madrid.