Historia del injerto capilar: ¿Cuál es su origen?
MC360

En la actualidad el injerto capilar es una intervención quirúrgica cada vez más demandada por la sociedad. Recurrir a este tipo de cirugía para ponerle fin a la calvicie es hoy en día más frecuente de lo que se piensa. No obstante, el sector de la medicina capilar no siempre ha gozado de tan buena reputación ya que en un principio resultaba complejo e incluso inviable ponerle fin a la alopecia mediante la implantación de pelo. Ha sido un camino largo y difícil, pero el injerto capilar es ya una realidad. Hoy en el blog te contamos la historia del injerto capilar: ¿Cuál es su origen?

Historia del injerto capilar

El injerto capilar ha sufrido una evolución desde sus primeros inicios hasta desarrollar las técnicas y métodos que actualmente conocemos. A lo largo de este periodo destacan una serie de médicos pioneros que revolucionaron el sector de la cirugía de injerto capilar. ¿Quieres conocer más sobre la historia del injerto capilar? ¡Continúa leyendo! row of four men sitting on mountain trail

El primer trasplante de pelo de la historia

El primer trasplante de pelo realizado con éxito de la historia data del año 1800. Se dice que el Dr. Baromo fue el encargado de implantar pelo a animales obteniendo unos resultados satisfactorios.

No obstante, el trasplante de pelo indicado para tratar la alopecia se inició en el año 1822. En este sentido se podría decir que fue el Dr. Unger el primero en tratar la calvicie a través de un autotrasplante. Sin embargo, tanto el instrumental como las técnicas empleadas para ello aún continuaban siendo algo simples por lo que no sería hasta el siguiente siglo cuando se empieza a desarrollar el sector de la medicina capilar. La historia del injerto capilar no había hecho más que empezar.

Desarrollo de la cirugía capilar

Antes de la Segunda Guerra Mundial, en el año 1939, el dermatólogo japonés Okuda fue pionero en hacer uso de injertos de piel total para trasplantar pelo. De esta forma, la piel contenía los folículos pilosos los cuales se iban injertando por perforación con la ayuda de un bisturí o, lo que es lo mismo, poniendo en práctica lo que se conoce como el método punch. El Dr. Okuda recurrió a esta técnica para realizar el trasplante de pelo en el cuero cabelludo, el bigote y las cejas.

Los médicos involucrados en el sector de la cirugía capilar continuaron investigando e innovando. El siguiente logro se dio con la implantación de vello púbico en 1943 de la mano del Dr. Tamura. La novedad de esta intervención se centraba en el uso de folículos pilosos libres para llevarla a cabo. Diez años más tarde, y también en Japón, los leprosos, quienes sufrían pérdida de pelo en las cejas, comenzaron a ser tratados por Fujita mediante reconstrucciones para solucionar las zonas con falta de pelo. Fujita también trataba quemaduras, alopecias areatas, vitíligo de boca y bigote, así como cejas y pestañas clareadas.  person wearing hoodie watching mountain view during golden hour

Los años 50: el descubrimiento de la zona donante

A lo largo de la década de los 50 se profundizó acerca de la procedencia de los pelos que se injertaban. El Dr. Barsky se percató de que, si los injertos capilares se realizaban extrayendo pelo del pubis o las axilas, ese pelo crecía diferente al ya existente de forma natural. Esta observación fue muy relevante para establecer que no cualquier zona es válida para extraer el pelo que posteriormente se va a injertar.

En esta línea, el Dr. Orentreich acuñó el término “injerto donante-dominante” con el que hacía referencia a aquellos injertos capilares en los que la zona receptora presentaba las mismas características que la zona donante.

A principios de los 50, el Dr. Orentreich fue el primer médico en realizar un injerto capilar en un hombre con alopecia androgénica. Continuó investigando y, en 1959, publicó lo que se conoce como las bases de la cirugía de trasplante capilar. Innovó en el material quirúrgico, así como en los procedimientos quirúrgicos. assorted-color syringes on clear glass rack

El trasplante de unidades foliculares, la revolución de los años 90

Durante la década de los 90, el sector de la medicina capilar continuó modernizándose de tal forma que la cirugía capilar no volvió a ser la misma.

En aras de lograr una reducción del tamaño de los injertos, se introdujo el revolucionario concepto del injerto de “unidades foliculares”. Este término es el que actualmente se usa en el sector de la medicina capilar y hace referencia a la agrupación natural de folículos o pelos. Los profesionales sanitarios durante la intervención del injerto capilar se encargan de separarlos para posteriormente injertarlos en el área a tratar.

Los avances de la ciencia a lo largo de estos años han permitido que hoy podamos poner en práctica las técnicas más revolucionarias e innovadoras del momento con el objetivo de obtener los mejores resultados. En MC360 somos líderes en el sector capilar y hacemos de los injertos capilares tu solución definitiva a la falta de pelo.

¿Es el injerto capilar la solución definitiva a la falta de pelo?

El injerto capilar es considerado el tratamiento capilar definitivo para solucionar problemas capilares que desencadenan en faltas de pelo como la alopecia. En MC360 contamos con un equipo médico especialista en cirugía capilar que domina la técnica FUE (Follicular Unit Extraction) centrado en obtener los resultados esperados y más naturales. ¿Estás pensando en hacerte un injerto capilar? ¡Consúltanos sin ningún compromiso! Estaremos encantados de atender todas tus dudas.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Call Now Button

Dr. Gómez

Adjunto a Dirección Médica

 
Información destacada:
2019-2020. Máster internacional en trasplante capilar con técnica FUE. UCAM
2018- 2019. Master Medicina Estética. Universidad Rey Juan Carlos.
2011-2015 MIR Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.
2004-2010 Licenciado en Medicina. Universidad Complutense de Madrid.